Hace unos días andaba yo trabajando por Murcia cuando de repente empecé a tener una extraña sensación griposa. Mi teléfono ardía en mensajes alarmistas sobre el coronavirus y los síntomas que diagnosticaban la enfermedad. Como podéis imaginar, en mi cabeza los tenía todos.

Me encerré en la habitación de mi hotel y llamé al 112. Por la mañana ya estaba bien y volví a mi casa, pero esas largas horas en las que, por saturación del sistema sanitario ningún personal médico acudió a mi llamada (aunque me llamaron dos días después interesándose por mi salud y pidiéndome disculpas pues estaban desbordados), tuve la grata sensación de que empalmaría mi reclusión forzosa con el concierto de Kraftwerk en el Warm Up Estrella de Levante.

 

 

A Kraftwerk les vi con su espectáculo en 3D unos años atrás en el Guggenheim de Bilbao. Siete días consecutivos de los que solo podías elegir un set, con entrada nominativa, dni en la boca y aforo limitado. Nosotros nos quedamos con Radio-Aktivität, uno de mis discos de cabecera, pero hubiéramos ido cualquier de los siete o incluso los siete días para zambullirnos en el particular universo de la banda de Düsseldorf.

El sonido nítido, cortante como un cuchillo, orgánico y a la vez sintético; la estética vintage de unas proyecciones en 3D que te hacía flotar entre un público totalmente entregado. No recuerdo jamás haber tenido una experiencia más psicodélica.

 

A mes y medio del WARM UP nos preguntamos si les veremos este 2020. En su web no se ha cancelado nada de momento y desde nuestra reclusión albergamos esperanzas de poder asistir a un festi que concreta un cartelazo con bandas como Hot Chip, Los Enemigos, Fangoria o el mismísimo Johnny Marr.

 

Expectantes estamos.

JuanLimousine

Ver todas las entradas

Meks Ads