La última vez que vi a The Divine Comedy fue en el Vida Festival y Neil Hannon compartió una foto mía en sus redes sociales. No es que sea un gran mérito mío también lo hizo con otra foto de mi gran amiga y fotógrafa Susana Godoy, pero me pareció un bonito gesto viniendo de tan inabarcable artista. Y es que el hombre que nos susurra al oído bellísimas melodías transmite, no solo desde su música, sino también desde sus gestos y sus acciones cercanía y una encomiable empatía con sus seguidores. 

El próximo domingo 3 de noviembre le tendremos en La Rambleta presentando su último disco Office Politics donde la grandilocuencia y las orquestaciones se tiñen de funk sin dejar de la lado esa épica marca de la casa que si duda nos tiene subyugados sin remisión.

JuanLimousine

Ver todas las entradas

Meks Ads