Desde hace años, Pamplona alberga a una de las grandes de la música independiente en España. Ellos se llaman Kokoshca y están aquí para quedarse, evolucionar, reinventarse y ofrecernos tanto en disco como en directo una de las experiencias más gratificantes a las que se puede asistir en el circuito musical nacional. Si con “La Fuerza” tomaron los circuitos de salas a modo de explosión de altos quilates, con temas como “No volveré” no solo reafirmaron la originalidad y complejidad de su música sino que también dieron una vuelta de tuerca a sus composiciones para embaucarnos de nuevo. Su último disco, “Algo real”, ofrece en su propia enunciación lo que Kokoscha nos da cada vez que disfrutamos con ellos.

Inmersos en un tour por el circuito festivalero y de salas ahora mismo, se sentaron un rato con nosotros para responder amablemente a nuestras preguntas.

Ya nos unimos a Kokoshca hace mucho tiempo. ¿Qué ofrece el nuevo disco para los devotos y qué ofrece para los neófitos?

Para devotos ofrece nuevos compartimentos de la psique humana, para los neófitos, buenas canciones de pop y de rock and roll. 

Hemos leído en la prensa musical que nos dice que debemos pensar y marcar tendencias que “Algo real” es quizá más garagero y canalla que vuestros anteriores discos, y que os habéis alejado un poco del sonido indie mainstream. ¿Estáis de acuerdo y si es así por qué?

No estoy de acuerdo con eso. No es canalla ni garagero, por otro lado, jamás hemos tenido un sonido indie mainstream, escucha nuestra discografía. 

Si tenéis que calificar un tema como el “epítome” o la cristalización del disco “Algo real”, ¿cuál sería y por qué?

Quizás la canción “Serengueti”, porque nos llevó de la mano hacia el título. En el arte tú empiezas creando, asientas una base sólida, pero quien termina por pulir y mostrarte las cosas de manera definitiva, son las propias creaciones. 

Os espera un verano de gira y festivales. Llevadnos por un momento a uno de esos “road trips”. Accedemos durante un minuto a vuestra furgoneta, ¿qué vemos, qué escuchamos?

 Depende quien ponga la música, pero puedes escuchar la Cope, Rock FM, Radio María, RNE5 o Spotify selector. Veréis a un grupo ilusionado y diciendo bobadas constantemente, buscando, como si fuera el Yeti, al Barbudo de Valverde.

El directo es una manera de reescribir y reinventar un disco. Dadnos envidia y contadnos el último directo maravilloso que hayáis visto. Por otra parte, ¿cómo os reinventáis en vivo?

Bombino fue un buen directo. Por nuestra parte, nuestros directos son más directos (jajaja) y expresivos. 

Resulta que en este momento Kokoshca no es un grupo de música sino un cineasta. En este sentido, llevadnos disco a disco por vuestra discografía/filmografía, ¿qué película sería cada uno de vuestros discos?

¡Tenemos muchos cabrón!

Algo Real” LP (Sonido Muchacho, 2016): Elle (2016, Paul Verhoeven)

“Corazón caliente/Corazón de hielo, 7” (Sonido Muchacho, 2016): Función de noche (1981, Josefina Molina)

“Hay una luz” (Ayo Silver, 2013): La noche del cazador (1959, Charles Laughton) 


“Kokoshca/Microcosmos” Split (Discos Walden, 2012) Un soplo en el corazón (1971, Louis Malle)

“La Fuerza” 7″(Elefant Records, 2012): Carretera perdida (1997, David Lynch, 1997)

“Gernika” (Kafea Arrastroak, 2011): Sutil, delicado. La pasión de Juana de Arco (1928, C.T. Dreyer)

“Y Vienen cromos en el pegamento”, (las rarezas de Kokoshca)”  (Nosotros los Rusos, 2010): Retorcido, Lemmy Avec Alphaville (1965, J.L.Godard)

“La Fuerza” (Birra y Perdiz, 2010): Boiling point (1990, Takeshi Kitano).

“Únete a Kokoshca” (Birra y Perdiz, 2008): Näif, inocente, joven. Ga-s-s-s-s (1970, Roger Corman)

Finalmente, si tenéis que elegir un lugar y un momento para tocar, ¿dónde sería?

En el futuro. 

 

Share

No comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Reply