PEAKY BLINDERS: LA SERIE QUE HAY QUE VER

A primera vista, es fácil comparar Peaky Blinders con Boardwalk Empire, la recientemente finalizada serie de HBO sobre Atlantic City en la época de la Prohibición. Ambas son piezas históricas, combinan personajes reales con ficticios y se caracterizan por unos valores de producción absolutamente impecables. Aunque ambas series se centran fundamentalmente en sus respectivos personajes, Nucky Thompson y Tommy Shelby, respectivamente, y, hasta cierto punto poseen una estética similar, hay un factor distintivo que convierte a la serie de la BBC en algo único: la música como vehículo narrativo y expresivo, utilizando un batería de temas que apuntan a figuras clave del panorama contemporáneo dentro esta disciplina artística. Pero, primero, contextualicemos brevemente la temática de la serie: el what, how and where.

Tom hardy

Peaky Blinders se desarrolla en el Birmingham industrial tras la conclusión de la primera guerra mundial. Una banda de gángsters de poca monta, Peaky Blinders, liderados por Tommy Shelby (el extraordinario Cillian Murphy) allanan el camino para construir un imperio cimentado en las apuestas ilegales que, posteriormente, crece mediante el tráfico de alcohol y otros menesteres. La primera temporada sucede enteramente en Birmingham. La segunda se adentra también en Londres, donde conoceremos, entre otros, al idiosincrático líder de una banda de gángsters judíos, Alfie Solomons (interpretado con brillantez esquizofrénica por Tom Hardy). En el transcurso de la serie Shelby se verá involucrado en los giros de la lucha política entre el imperio británico e Irlanda a través de su relación con el corrupto inspector de policía Chester Campbell (un extraordinario Sam Neill) y un jovencísimo Winston Churchill, corrupto hasta los intestinos, por cierto. La serie ha sido creada para la BBC por Steven Knight, guionista entre otras de Dirty Pretty Things, Amazing Grace, Eastern Promises y director de Hummingbird y Locke.

Nick Cave

La secuencia inicial de la serie deja a uno boquiabierto: miren. Los acordes de uno de los más inmortales temas de Nick Cave & the Bad Seeds, “Red Right Hand”, acompañan la aparición de Shelby, y, a través de las dos temporadas ya emitidas, reaparecen de manera periódica, matizando giros narrativos y personajes, descargas emocionales y calificando el perverso universo tejido progresivamente por Steven Knight. La letra de la canción resume de manera brillante y escueta el mundo en el que nos estamos adentrando:

Hey man, you know,

You’re never coming back

Past the square, past the brdige,

Past the mills, past the stacks

On a gathering storm comes

A tall handsome man

In a dusty black coat with

A red right hand

Es un universo sin vuelta atrás, violento, sin concesiones, donde siempre es demasiado tarde para dar la vuelta y empezar de cero. El “cero” no existe, porque, indefectiblemente seremos lo que definimos a cada paso que damos y en el sombrío Birmingham post-primera guerra mundial, hay muy pocas esperanzas a no ser que te alíes con la providencia y la violencia.

A lo largo de la serie el who is who de la música indie actual viene y va, trazando un universo expresivo que, cuando menos, se convierte en uno de los ejes semánticos y estilísticos de la serie. Les ofrezco una pequeña lista de alguno de estos temas, un bocadito pequeño para que piquen, vean la serie y charlemos sobre ella:

  1. Danny Boy”, Johnny Cash: Maravillosa re-lectura de la canción tradicional irlandesa del hombre vestido de negro en su disco “American Recordings IV”.
  2. What He Wrote”, Laura Marling: extraordinario tema de la cantautora de New Hampshire. Definir la canción como deliciosa, es poco…
  3. “To Bring You My Love”, PJ Harvey: vintage PJ en la cumbre de su carrera. Vean aquí una live performance de la inglesa. Hermosa e imponente.
  4. Do I Wanna Know?”, Artic Monkeys: Esta la conocen, ¿verdad? Hitazo indie a prueba de pista de baile, incluso si está llena de hipsters.
  5. “St. James Infirmary Blues”, The White Stripes: precioso y delicadamente abrupto blues. Otra live performance directamente desde Brasil aquí.
  6. All My Tears”, Ane Brun: Este tema de la cantautora sueca cierra la segunda temporada, así que tendrán que verla para que saber de donde vienen estas lágrimas, y a donde van, claro…

Si quieren que todo sea más fácil, hay dos playlists en YouTube, primera temporada y segunda temporada que incluyen varios de los temas recomendados. Resaltar solamente que Nick Cave & the Bad Seeds y The White Stripes aparecen en numerosas ocasiones durante el transcurso de la serie, acompañados por buena parte de la realeza de la música alternativa, entre otros el excelso Tom Waits y su incomparable “Clap Hands”.

Soy incapaz de reprimirme y no recomendar un último tema. En él, se aúnan los talentos de Warren Ellis y Nick Cave. Con ustedes, “Martha’s Dream”. Enjoy.

Si la serie no les convence del todo piénselo, son 6 capítulos por temporada (dos hasta el momento aunque una tercera ya ha sido encargada), y la selección musical siempre les llevará a un lugar cercano al placer.

 

Share

No comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Reply