Hace unos años, me cuenta una amiga, había un músico excepcional que desnudaba el blues de una manera única por los garitos de Austin, un tipo que a veces se acercaba por casa de un amigo suyo, y departía y tocaba música de improviso. Más de una década este músico ha fichado por Warner y se acerca cada vez más al Olimpo de la música contemporánea. Su nombre es Gary Clark, Jr y si no habéis oído hablar de él, es el momento de irse a Spotify o vuestra plataforma favorita de musical digital y empezar. Es un genio de los que existen pocos.

 

Para empezar no estaría mal comenzar por “Bright Lights”, perteneciente a su primer EP y posteriormente a su LP de debut, “Blak and Blu”. Calificar este tema con cualquier adjetivo es un ejercicio fútil. Desde el primer riff de guitarra te transporta a lugares tan sumamente maravillosos—a la misma historia del blues de una manera tan meteórica—que uno se queda boquiabierto. Después uno se puede acercar a diferentes piezas. No estaría nada mal, por ejemplo, disfrutar de su doble LP en directo, o quizá les apetezca disfrutar de este maravilloso concierto de Rock en Río. Una horita para salivar y conocer los matices variados de un genio de la guitarra y un vocalista también excelso. Sí, ya sé lo que van a decir, “si ha tocado en Rock en Río…” Miren, cierto, Gary Clark Jr. ha fichado por Warner, no es un músico indie tomando el término al pie de la letra, pero les debería dar completamente igual. Aquellos que se acercan al mainstream son en muchos casos productos enlatados, pero en otras ocasiones, lo hacen por su talento. Gary Clark Jr. es un caramelito para las grandes discográficas: le encanta a muchos tipos de público. Y vende. Sí, hubiese estado muy bien descubrirlo hace muchos años, cuando casi nadie lo conocía pero, a veces, las cosas suceden cuando acontecen. Así que eliminen su prejuicios y láncense, no se arrepentirán. Es mucho peor obviar algo por los prejuicios propios que conocerlo tarde.

 

Las buenas noticias no han acabado aquí: Gary Clark Jr. tiene una reputación extraordinaria como performer en directo. Y, ¿saben qué? Viene el próximo junio al Mad Cool Festival. ¿Excusas? Ninguna, ninguna, ninguna.

 

Un par de apuntes más: Gary Clark Jr. transciende al blues. Su música flirtea con el hip hop, se engalana de sonidos rockeros, reinventa el funk, canaliza el gospel y se acerca apasionadamente al soul. Su voz es una de esas que escuchas y reconoces para siempre. Su sello sonoro es la pasión virtuosa. “The Story of Sony Boy Slim”, su último trabajo, es el epítome de esta hibridación musical de raíces claramente afroamericanas. Si quieren unos momentos de calma repletos de contenido político escuchen “Hold on”, si desean intensidad blues, les aconsejo “Shake” y si quieren comprobar el eclecticismo de Mr. Clark, y se inclinan por el soul con toques de R&B, “Grinder”.

 

Quizá, y permítanme exagerar ligeramente sin ningún fin dramático, estamos ante un músico único, de los que surgen cada varias generaciones. Escucharlo es viajar, hacia uno mismo, y muy lejos, allende de lo que esperábamos. Gary Clark Jr. nos sorprende precisamente porque lo conocemos, pero quizá solamente estemos familiarizados con la punta de un iceberg grandioso que tarde o temprano nos cautivará.

JuanLimousine

Ver todas las entradas

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Meks Ads