No recuerdo la última vez que vi a Lali Puna, ni cuando la etiqueta indietronica dejó de atraerme. Recuerdo que me gustaban mucho y que les perdí la vista hasta tal punto de no haberme enterado de que en 2017 publicaron “Two Windows” (Morr Music) su quinto LP tras “Our Invention” diez años antes. Entonces te enteras de que los traen a Valencia, evidentemente los únicos atrevidos que por cuestión de buen gusto se atreven con estas quimeras son Tranquilo Música y dices “hosti con lo que me gustaban” y te pones el spoty y pam, rejuveneces quince años, te invade la nostalgia y ya no hay vuelta atrás.

Leo por ahí (los plumillas de la Rockdeluxe se lo saben to’), que los alemanes han reorientado su sonido hacia parámetros más bailables… bien, a mi me sigue sobrevolando la cabeza cierto toque kraut, pero vale, Caribou puede que este por ahí y sí, la introspección ha dado paso a cierto aperturismo.

De todas maneras creo que será emocionante verlos en La Rambleta el próximo sábado, además de motivador para una banda que nos ha dado grandes momentos y que esperamos sigan sacando grandes discos.

 

JuanLimousine

Ver todas las entradas

Meks Ads