Año 2009. Mi buen amigo Kaiko nos insiste que no nos podemos perder a Giand Sand. Quizás hace diez años le prestaba menos atención a algunas bandas que hoy me fascinan. En el FIB todavía hay algunas carpas y el concierto a media tarde se transforma en el horno de una fundición de acero. Howe Gelb tiene un magnetismo que te atraviesa y una banda con un sonido que te eleva sobre los vapores de humedad y sudor (creo que por entonces aun le acompañaban Burns y Covertino de Calexico). En ese momento no me podía imaginar que un montón de años después estaría grabando a Howe en los baños de Rambleta antes de su estremecedor directo en formato semi-acústico. Menos todavía si me dicen que acabaría en mi coche y tomando copas por los bares de Valencia. 

Hoy me siento mucho más cercano a este músico inconmensurable, cercano y amable, y miro la grabación que nos regaló con admiración y porque no decirlo, orgullo de haber filmado ese impagable documento. 

El próximo dieciséis de noviembre tocará en Loco Club y no habría que perdérselo. Porque es un gran músico y mejor tipo, pero además porque ha recuperado a Giand Sand tras la pila de años separados y regrabado su primer disco. Y eso es motivo más que suficiente para estar en primera fila. 

Avisados están! 

JuanLimousine

Ver todas las entradas

Meks Ads