Festival de Benicàssim 2015: La primera prueba tras “el caloret”

florence+themachineLo primero es dejar las cosas claras: este es el mejor cartel del FIB (Festival Internacional de Benicàssim) en años…y ya era hora. Al menos en cuanto a los cabezas de cartel se refiere. Florence + the Machine son quizá una de las grandes bandas pop del momento. Cual diva insuperable, Florence se sube al escenario ataviada en túnicas blancas que la convierten en el centro de todas las miradas. Su voz, colosal y aterciopelada al mismo tiempo, rezuma grandeza de manera continuada. Aunque no invente nada, es un prodigio. Sus directos definen lo que es un evento. “How Big How Blue How Beautiful” es un álbum con todas las letras. Temas como “What Kind of Man” o el tema que da título al disco proponen un encuentro con una voz llena de matices. Hay que ir.

blurEl retorno de Blur se ha hecho esperar. Aunque los nostálgicos todavía se quedarán con “Parklife” o incluso “Think Thank”, lo cierto es que su nueva obra “The Magic Whip” es un esfuerzo prodigioso. En contraposición a otras bandas de Brit Pop, que languidecen en directos que no está a la altura de lo que un día fueron (léase “Pulp” hace unos años en el “Primavera Sound”), Blur vuelven con fuerza. Es previsible que toquen un best of de su carrera y que Damon Albarn admire la luna de Valencia, como en su último concierto en el FIB ya hace muchos años, pero estarán a la altura.

portishead Y que decir de Portishead: la más grande banda de triphop (sorry, fans de Tricky y Morcheeba). Nada que hagan superará jamás a su álbum homónimo y a “Dummy”. Sucedieron en el momento adecuado, de la manera perfecta, evocando lo indescifrable hasta hacerlo inmensamente hermoso. Cuando suenen “Wandering Star”, “Mysterons”, “Glory Box” o “Roads” estaremos al pie del cañón. Quizá sea una de las últimas ocasiones de ver a una de las bandas que cambiaron la historia de la música.

 los planetasAh, y vienen Los Planetas. Si no los has visto es para matarte. Si los has visto muchas veces, eres fan y poco podemos decir. Si no te atraen mucho, quizá es el hastío o quizá la insoportabilidad de la nostalgia. Aunque ver a Erik bajo palio es algo que solo unos elegidos podremos recordar bajo el techo de la catedral: el escenario verde.

 

stromaeStromae suena en los supermercados en Bélgica. Aquí es indie. A camino entre el “electronic dance”, el “hip hop” y el “house” es un personaje con todas las letras en el escenario. Divertimento garantizado. Un poco repetitivo, pero, al fin y al cabo, entretenido. Lo de Noel Gallagher y sus voladores, pues eso. Una copia del original que nada mucho de sí. A no ser que seas devoto de Oasis, entonces seguro que te gusta.

 

La M.O.D.A. son una especie de The Pogues a la española. Además son simpáticos y enrollaos. No inventan nada pero está bien que aprovechen su momento. O evolucionan o se quedarán en una banda simpática ideal para festividades varias. Pero prometen, y bastante. Y Vetusta Morla son ñoños, ñoñísimos en disco pero en directo se dejan llevar y eso es bueno, buenísimo. Nos muestran lo que puede ser una psicodelia indie de calidad.

 

Public Enemy reinventaron el rap, abrieron el camino para que se convirtiera posteriormente en mainstream. Además fue una banda de marcado tinte político. Sus letras son menos relevantes hoy en día o quizá lo son más. Lo importante es escuchar.

 ffsPero si algo no debes perderte por nada del mundo, es la puesta en escena de FFS o lo que viene siendo Franz Ferdinand + Sparks. Si para algunos, el torbellino liderado por Kapranos había dejado de sorprendernos, en esta nueva fusión, los hermanos Maez a la vejez, han sabido insuflarles un chute de modernismo, una bocanada de aire fresco y sin duda de moderninda atemporal. El combo funciona a la perfección, prueba de ella su reciente disco plagado de hits para no dejar de mover el esqueleto. Señores y señoras, la enésima esencia de la disco pop es reinventada por unos sexagenarios que allá por el 74 nos plantarán en plena cara obras magnas como “Kimono my house”.

Pinchen por favor “So Desu Ne” donde no hay ni rastro de Franz Ferdinand o “Call girl” donde el sonido de los escoceses compite a duras penas o en la que abre el disco Johnny Delusional, donde Sparks ya deja claro desde el minuto uno que dirigirán esta maniobra perfecta de reconstrucción épica.

Como apuntamos al principio, es probable que el cartel de 2015 sea uno de los mejores del FIB. Evidentemente no por el riesgo, si no por la eficacia de una claqueta repleta de grandes bazas. Es probable que por debajo descubramos nuevas luces entre tanta estrella, pero de ellos hablaremos en otra entrega de este especial FIB2015.

Share

No comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Reply