El orden limita. El caos conecta lo único y lo inesperado. Por consiguiente, no hacemos una lista, simplemente exponemos 5 momentos clave de la historia del documental musical. Conociéndolos, serás más hermoso e inteligente.

 lastwaltz

The Last Waltz (Martin Scorsese, 1978): Los componentes de The Band pasaron por demasiado lugares oscuros para adentrarse en una nueva década. Reclutaron al que entonces era uno de los wonder boys del “New American Cinema”, Martin Scorsese, y organizaron un concierto final, un último vals. Les acompañaron los más grandes de la escena folk rock de los 70: Bob Dylan, Emmylou Harris, Neil Young, Joni Mitchell, Van Morrison y muchos otros que han hecho de la música algo único en un instante determinado e inimitable, Dr. John, Muddy Waters, The Staple Singers. Además Scorsese reclutó a directores de fotografía con varios Oscars a sus espaldas. Quizá el concierto más bello jamás filmado.

La interpretación de “The Weight”  de The Band junto con The Staple Singers nunca se nos olvidará.

Monterey Pop (D.A. Pennebaker, 1968): A Pennebaker, uno de los grandes gurús del direct cinema, se le recuerda más por su retrato de las andanzas de Bob Dylan Don’t look back en su tour por el Reino Unido, justo cuando había “traicionado” a los integristas del folk pasándose al rock eléctrico. Sin embargo, Monterrey Pop es la expresión máxima de un mundo perdido para siempre: el hippie pre-clichés y mercantilización entregado a la colección más variada e impresionante de performers durante aquellos perdidos (o imaginados) maravillosos años 60.

Ravi Shankar cambió la música en el transcurso de este festival.

 stopmakingsense

Stop Making Sense (Jonathan Demme, 1984): The Talking Heads son el epítome de pop/rock intelectual. Para el gran público, la banda que hizo esa canción pegadiza con un estribillo molón “Psycho killer, Qu’est-ce que c’est”. Para los cognosceti, una de las bandas que cambió la historia de la música en la complicada transición entre los 70 y los 80. Demme grabó el concierto en tres noches consecutivas, casi siempre desde una distancia considerable, con el fin de no perturbar la organicidad de la banda en el escenario. Mediante el constante uso de tomas largas, la performance de The Talking Heads se transforma en sí en una experiencia de temporalidad consecutiva, sin apenas cortes. El espectador explora múltiples focos de atención en el encuadre, buscando su propio film entre una infinidad de opciones.

Sí, aquí está “Psycho Killer”… y otro tema por si tenéis curiosidad.

Dig! (Ondi Timoner, 2004): Cuando se realizó este documental, “The Dandy Warhols” parecían una banda al borde del Olimpo del indie, ¿quizá los Velvet Underground de la generación festivalera? Con el tiempo, su impacto se ha diluido cual azucarillo en un tanque lleno de café hirviendo. “The Brian Jonestown Massacre”, sin embargo, estaban al borde de la desaparición. Los problemas mentales y “psicotrópicos” de su líder, Anton Newcombe, se tornaban irresolubles. Dig! disecta la problemática amistad entre Newcombe y Courtney Taylor (líder de los Warhols) y la suerte dispar de ambos grupos. La pretenciosa, autosuficiente e innecesariamente ególatra narración de Taylor proporciona un punto de vista poco usual en este tipo de trabajos: el músico se sitúa en el centro del proceso de storytelling.

Hoy en día, sin embargo, The Dandy Warhols son una mera nota a pie de página en el mundo del indie rock, The Brian Jonestown Massacre producen álbums de referencia vez tras vez. Si “Who killed Sgt. Pepper?” los acercó a los gloriosos tiempos de mediados de los 90, “Aufheben” se aproxima al krautrock con destreza y, a ratos, magnificencia.

Dig! es, por tanto, una cápsula temporal que ofrece una receta equívoca: los que parecen perdidos terminan surgiendo de sus cenizas, las futuras estrellas del indie han caído en el vórtex del olvido.

 Aquí, Dig!

cancionesparadespues

Canciones para después de una guerra (Basilio Martín Patino, 1976): Prohibida durante años por el Franquismo, la grandeza de la obra de Patino consiste en re-articular la historia de la España de la posguerra a través de las canciones populares que marcaron el día a día de varias generaciones de ciudadanos. La yuxtaposición de los ritmos y lírica de las canciones escogidas con las estereotípicas imágenes de archivo desnudan el brutal aparato franquista y, con grandes dosis de ironía, retratan el mundo en el que nuestros abuelos y padres (sobre)vivieron. Una de las grandes obras documentales de la historia.

Si lo dudan, miren y escuchen. Y háganlo otra vez.

Texto: Vicente Rodríguez

Share

No comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Reply