Entramos ligeramente tarde y la Moon ya estaba hasta las trancas con una Ruth Baker que se desgañitaba sobre el escenario. Conocimos a Ruth hace un par de años en Benicasim y desde entonces su propuesta ha madurado, su sonido es contundente y la banda ruge con una solvencia admirable. Ruth Baker calentó el ambiente con un set de una hora en la que repasaron los temas de su reciente “Changing My Way”. En mayo vienen a Wah-Wah, no perdérselos.

Anunciado por su teclista como mc saltó sobre el escenario un Ty Taylor espídico que no dejó de moverse, subirse, bajarse y contorsionarse cual poseso que regalaba instantáneas al nutrido grupo de fotógrafos que competíamos en primera fila. Alguno casi se lleva un buen golpe de micro cuando a Ty se le escapó de las manos todo el pié sobre nosotros.

Como era de esperar el concierto fue tremendo. No necesitamos elucubrar frases rimbombantes para explicar la galería fotográfica que acompaña este relato. La banda tiene el don de la perfección; el sonido impecable (si te pones en el centro de la sala, si no corrías el riesgo de no escuchar la voz). La puesta en escena evidentemente espectacular, quizás desde mi punto de vista demasiado espectacular para una banda que puede vertebrar un sonido que nos dejó medios tiempos para flotar.

Pero la gente estaba allí para ver la máquina Vintage Trouble en acción y así lo dejaron ver los angelinos con temas tan esperados como “Run Like The River”, “Strike Your Light” o “Blues Hand Me Down”. Ty se bajó al público, corrió entre la gente empapado en sudor e hizo su tradicional salto desde la barra del fondo sobre las cabezas del público hasta el escenario. Una bestia parda que sabe como ofrecer un espectáculo que recordaremos durante mucho tiempo.

 

Desde aquí damos la enhorabuena a Tranquilo Música por esta producción que llevábamos mucho tiempo esperando.

Fotografía: Juan Limousine

Share

No comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Reply