Afortunadamente empieza a ser habitual descubrir músicas ancestrales, de lugares lejanos, en las salas que alimentan nuestra cotidianeidad.

El año pasado ya pudimos disfrutar de Les Filles de Illighadad trayendo ese sonido mántrico y tradicional de Níger tocado del blues de Tinariwen o Bombino pero pasado por el filtro de tres mujeres excepcionales.

Mañana será el día de Asmâa Hanzahoui y sus Bnat Timbouktou que a sus ventidós años está rodando el guembri de su padre por buena parte del mundo.

Si navegas por internet solo encontrarás algunas páginas que por el sistema del corta y pega repiten un texto que hace referencia a cánticos sagrados y referencias al Magreb y las músicas sufís. Es por esto que aprovechar estos eventos para el descubrimiento, abrir mentes y conciencias se hace un ejercicio necesario y casi obligatorio.

Nosotros hablaremos de música de raíces y empoderamiento, de sonidos para enriquecer el alma y ensanchar el espíritu desde la perspectiva de un folklore lejano a nuestros entendimientos. Y de una oportunidad de oro para poner voz a mujeres jóvenes que viene pisando fuerte más allá de la música.

 

 

The Water Tapes

Ver todas las entradas

Meks Ads