No queda nada para el Festival Tomavistas y ya desgranamos en un artículo anterior alguna de las bandas clave que podremos disfrutar en el mismo. Hoy hacemos un zoom todavía mayor y nos aproximamos a temazos insuperables que si tenemos suerte—ya sabemos que los grupos de música a veces pueden ser caprichosos con su repertoire—tendremos la posibilidad de escuchar.

Del reciente disco de Belako, “Render me Numb, Trivial Violence”, nos quedamos con muchas temas, pero quizá “Two-Faced Simulation” resume lo mejor de esta extraordinaria banda. Aquí podemos escuchar una versión acústica en un extraordinario marco.

Aunque “La Fuerza” es un hit y casi nos atrevemos a decir un himno generacional y “No Volveré” ha hecho mover el esqueleto a la mitad de este país, de Kokoscha nos quedamos con “Corazón caliente”, quizá el tema que define el sonido de su álbum “Corazón Caliente / Corazón de Hielo”

Somos previsibles,  pero “La Rave de Dios” es incomparable. Resume quizá el sonido de Pony Bravo más festivo y ya lo dice la letra “la rave de Dios, un fuego sanador”.

De Texxcoco se conocen más “Sunset Eyes” y “Velvet Love”, pero “The Other” tiene todos los componentes de ese punk rock garagero atronador que nos vuelve locos.

“Tomorrow’s Shore”, el EP de Ride de este año nos ha encantado, especialmente el hipnótico primer tema “Pulsar”, y otras canciones como “Catch You Dreaming” nos hechizan aunque sea la versión más blandita de su desatado noise pop. Pese a excepciones como “Tarantula”—un disco que no merece la pena—estos tipos llevan en el candelero desde principios de los noventa. Nadie nunca nos quitará su extraordinario LP “Nowhere”. De este álbum elegimos “Vapour Trail”

“Late Night Tales” de Django Django fue especial. Sí, somos algo viejunos pero que les vamos a decir, nos tocó espiritualmente y carnalmente.  “Zumm Zumm” siempre nos ha seducido pero quizá vamos a apostar por otro hitazo inconmensurable, “Surface to Air”

“Lack of Kidness” de Chlöe’s Clue es una delicadeza superlativa. Para cerrar los ojos y olvidarse de todo.

Nos encantan los “Centauros” y Tulsa todavía más. Su “Oda al amor efímero” nos tocó casi todas las fibras del cuerpo y su banda sonora de la película Los exiliados románticos nos embaucó (bastante más que la película, de hecho), pero nos remontamos al pasado y nos quedamos con “Alguien viene a por lo suyo”, una de los primeros temas que nos hizo apercibirnos de que estábamos ante una gran artista.

Las dos últimas canciones pertenecen a una misma banda, tal es la estima que tenemos a Él Mató a un Policía Motorizado, con ustedes “Más o menos bien” y la extraordinaria “Navidad en los Santos”

The Water Tapes

Ver todas las entradas

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Meks Ads